Zamora

A pesar de sus enormes atractivos, la provincia de Zamora es la gran desconocida de España, incluso para muchos españoles. El hecho de que conserve su esencia rural, con un desarrollo industrial limitado, otorga tanto a sus pueblos y ciudades un encanto especial, tocado por la pervivencia de las tradiciones y de una naturaleza poco modificada por el hombre. No es extraño que este entorno tradicional se conserve un español puro y un ambiente idóneo para su aprendizaje.

Localización de la ciudad

El territorio de la provincia de Zamora abarca 10.559 km² y cuenta con 198.028 habitantes (2005). Comprendida en la submeseta norte, su territorio presenta numerosos contrastes. Destaca una zona montañosa al Norte, parte de los Montes de León, con alturas que llegan a los 2.127 m (Peña Trevinca). En la zona occidental de la provincia, la Sierra de la Culebra registra alturas de hasta 1.243m (Peña Mira). Al Suroeste de la provincia el río Duero discurre encajonado en una garganta denominada Los Arribes del Duero con desniveles de hasta 200 m, constituyendo una frontera natural con Portugal. La zona centro, Este y Sur presenta la típica llanura meseteña.

Arte y patrimonio histórico

zamora

Zamora es una de las ciudades europeas que concentra en su casco urbano el mayor número de iglesias románicas, de aquí que se la conozca como "la ciudad del románico". Descubrirás el encanto de los conjuntos histórico-artísticos zamoranos: Fermoselle, Puebla de Sanabria, Toro, Villardeciervos y Zamora, villas que han sabido conservar el sabor de otros tiempos. Conocerás las joyas del patrimonio zamorano: la Catedral y las iglesias románicas de Zamora, la Colegiata de Toro, el Monasterio de Moreruela, las ruinas de Castrotorafe, el Monasterio de San Martín de Castañeda, la Iglesia visigótica de San Pedro de la Nave. La primera referencia documental sobre la celebración de la Semana Santa en Zamora se remonta al siglo XIII. Durante los años de la Plena y Baja Edad Media, los monasterios y conventos zamoranos -en especial las órdenes mendicantes- organizaban desfiles procesionales en torno a sus claustros y calles. En aquel momento se trataba de mostrar al pueblo, con una marcada intención didáctica y espiritual, los pasajes de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo. La Semana Santa era un valioso catecismo que transmitía de forma impactante el mensaje cristiano.

Ocio y gastronomía

La gastronomía de Zamora se suma al resto de atractivos turísticos con unas características propias y ancestrales que se ciñen a la tierra. La importancia de sus ríos ha generado una predilección por los pescados como la trucha y las ancas de rana, un plato muy vinculado a esta provincia. La riqueza de los pastos provoca que en la carta de los restaurantes entren suculentas carnes de vacuno de Aliste y de Sayago, buenos embutidos y quesos, con denominación de origen, vinos de Toro y las Arribes del Duero, junto con los garbanzos y hogazas de calidad. La repostería es tan variada como el resto de la oferta gastronómica de Zamora.

Platos típicos de Zamora:
  • Bacalao a la Tranca
  • Trucha sanabresa
  • Habones de Sanabria

Cerca de la ciudad

Disfrutarás de la Naturaleza, con incomparables parajes como el Lago de Sanabria, único lago glaciar de la Península Ibérica; la recóndita Sierra de la Culebra, paisaje de lobos y de soledad; las Lagunas de Villafáfila, paraíso de aves acuáticas; las vertiginosas Arribes del Duero, profundos cañones compartidos con Salamanca y Portugal.

Imagen bloque portada: 

Ubicación

Javascript is required to view this map.

El tiempo en Zamora